Humilde ejercicio de vanidad

Hay quien dice que las cosas y los lugares tienen alma, y hay quien dice que no; por mi parte, no me atrevo a pronunciarme, pero quiero hablar de la Calle.
-Howard Phillips Lovecraft-

Clínicamente se emplea para atenuar la amnesia senil, pero la Calle da su propio uso a las cosas.
-William Gibson-

El artista, el escritor, tienen que estar en la calle y meter la Calle en los libros y en los cuadros. (¿Y en las fotos? sic).
-Antonio Berni-

La Calle es el mejor lugar de todos. Se aprende. En el hogar se aprende la educación, pero en la Calle se aprende a vivir… Y si no me lo digan a mí. Todo lo que aprendí, lo poco y extraño que aprendí, lo aprendí en la Calle.
-Aníbal Troilo-

¡La Calle! ¡Espectáculo siempre variado y nuevo, siempre concurrido, siempre abierto y franco!
-Emilia Pardo Bazán-


-Moisés Lucas-

Advertisements

Unamuno/Winogrand

“¡Que inventen ellos!” Célebre frase del no menos célebre Don Miguel de Unamuno. No soy ningún erudito, pero hasta donde he podido leer, es una frase que se ha utilizado generalmente fuera del contexto que su autor pretendía darle. Yo aquí desde luego no voy a explicar nada al respecto, porque no soy la persona más adecuada para ello, no es mi propósito. Sin embargo, es precisamente el uso interesado que se hace de esta famosa frase por lo que se me ha venido estos días a la cabeza, y por Winogrand, Garry Winogrand, uno de los grandes maestros de esto que se denomina Street Photography. Me explico.

Días atrás se han celebrado una serie de conferencias en la Fundación Mapfre sobre historia de la fotografía, a través de una serie grandes fotógrafos y ofrecidas por también personas muy interesantes.

Me alegra enormemente comentar que fueron todo un exitazo, y disfrutarlas en directo era casi quimérico por lo que tuvieron la feliz idea de ofrecerlas en streaming y se podían seguir en directo en la comodidad de los ordenadores en nuestras casas (lástima que según parece, no estén colgadas en ningún sitio y ya no podamos disfrutarlas “en diferido”). Como digo, me alegro infinito de su éxito así como de cualquier otro que tenga que ver con la cultura en general, y la fotografía en particular. Y bien, ese exíto es lo que me lleva de nuevo al principio, disfrutamos “en masa” de la “fotografía de calle”, se reconocen sus genios, está claro que nos interesa, pero … es ilegal hacer ese tipo de fotografía en España, la legislación es clara.

Es complicado en este marco que pudiese aparecer un “Winogrand” local. Con nuestra ley en la mano, no puedes hacer fotos a desconocidos en la calle sin su consentimiento y mucho menos publicarlas. Sin embargo como se demuestra, si son de fuera … abrimos incluso museos, sin pudor, hay dinero de los próceres de la cultura, en fin, … “Qué inventen ellos”

Quizá estos acontecimientos sirvan para darnos cuenta de estas paradojas, que permitamos que un día podamos disfrutar aquí de grandes fotógrafos de esta maravillosa “disciplina fotográfica” sin que corran el riesgo de “represalias”, de fotografiar en el alero cuando están en la calle haciendo algo bueno, que también sirvan para educarnos y que dentro de algún tiempo cambien las cosas y que si un extraño un día nos hace una foto en la calle (sitio público), siempre desde el máximo respeto, no pensemos que nos está robando, que nos está violando, o que nos está agrediendo. Que pensemos que a lo mejor esa foto sirva para ilustrar a alguien en el futuro, para que otros disfruten viéndola, quizá hoy, quizá mañana, quizás …

Madrid_dic13