Doisneau en la térmica (que cunda el ejemplo!!!)

Hace unos días nos reunimos un grupo de amigos (formamos parte desde el año 88 de un grupo en Flickr que se llaman los Encamisados, pero de eso quizás hable otro día) con la excusa de ver la expo de Robert Doisneau, que desde octubre hasta el 7 de enero de 2015 estará o estuvo (según leas) en Málaga en el centro llamado “la térmica” (sí, en minúsculas), imprescindible en mi opinión para todo el que ame este medio de expresión, y que pueda tener o haya podido tener “posibles” y ocasión de visitar.

Recibidos en la entrada por una foto a “tamaño natural” del Maestro, ¿quién se resiste a hacerse una foto con él?. Claro que además hay que tener la suerte de que sea un sitio en el que permitan hacer fotografías y por suerte, en esta ocasión es así, nos dejaron hacer fotografías dentro de la exposición. Esto es algo que lamentablemente hoy en día hay que resaltar. Hay que resaltar algo que desde mi punto de vista debería ser normal en una exposición de fotografía, que te dejen hacer fotos, que te permitan tener el doble disfrute de ver lo que amas, hacer lo que amas.

No puedo comprender porqué es así, porqué nos impiden en la mayoría de los casos hacer fotografías, qué temen, no lo sé. No creo que quien tenga intención de comprar el catálogo de la exposición vaya a dejar de hacerlo o viceversa. Hoy día, con internet el que más y el que menos puede hacerse una buena “fototeca” con esas obras maestras que estamos disfrutando en ese momento en directo, así que no veo la razón, no tiene sentido pensar que uno va a ir a una exposición a “fusilar” las fotos expuestas. Pero lo que sí sucede es que cercenan a los que queremos llevar un recuerdo más, una rodajita de ese apasionante presente que estamos viviendo, importante en muchos casos para nosotros.

Tengo entendido de que por ejemplo en Francia, no te ponen trabas, pero aquí sí, así que supongo que en esto como en muchas otras cosas, aun nos queda camino por andar y cosas que aprender, así que muchas gracias a la térmica por traernos esta gran exposición y muchas gracias por permitirnos disfrutar de ella haciendo nuestra fotos. Y que cunda el ejemplo!!!

Doisneau_en_la_termica

Advertisements

Journey III

Decía “Journey”, me gusta y decido dar ese título a esta serie de fotos. También decía que para mucha gente, estas imágenes no serían dignas de ser llamadas así puesto que no están hechas por el método tradicional de película; este grupo no acepta ni siquiera como fotografía, la digital. Para otros que sí han aceptado la fotografía digital, tampoco serían fotos por no estar hechas con una cámara sino con un móvil, y además mediante un programa, una aplicación que ya determina en buena medida, qué aspecto tendrán esas imágenes tomadas de ese modo. Claro, la voluntad del que decide, en este caso la mía, que yo quiero que tengan esa forma, ese aspecto, que lo utilizo a conciencia, sabiendo qué es lo que deseo, no es tomada en cuenta como parte del proceso. ¿Formaré parte del automatismo y no me entero?. Bueno, esa es otra historia. Otro viaje para otro momento.

Decía “Journey”, desplazarnos de un lugar a otro. ¿Pero porqué nos desplazamos? Estúpida pregunta quizás. Es posible que existan tantas repuestas como ocupantes del vehículo que nos transporte, tal vez no tantas. Por supervivencia, hay que ir a trabajar para asegurarse el sustento. Viajar para formarse y tener mañana más y mejores maneras de ganarse ese pan, para encontrarse con otros y compartir momentos, evitar soledades … y yo en este caso, viajo para encontrarme con ellos, para hacer estas fotos.

journey03

Journey (II)

Existe otro vocablo, “travel”, pero en este caso es un verbo, mientras que “journey” es un sustantivo, es lo sustantivo, el viaje, lo que importa, lo que más importa, lo que muchas veces de verdad nos aporta algo único e interesante. El caso es que he decido dar a esta serie de fotos ese título, “Journey”.
Fotos. Para mucha gente estas no son fotos. No están hechas por el método tradicional del carrete. Hay gente que repudia lo digital como fotografía, por ejemplo el maestro Elliot Erwitt ” …la fotografía digital ha convertido a cada hombre, mujer y chimpancé en fotógrafo y consecuentemente ha denostado en general la calidad de las fotografías.“. Otros sí valoran la fotografía digital pero sólo si están hechas con una cámara, es decir, lo que se hace con un móvil, no es fotografía. Yo no soy nadie para convencer ni al maestro Erwitt (si acaso pudiese tan siquiera discutirlo con él), ni a nadie, pero lo cierto es que para otra mucha gente, sí es fotografía. No discutimos la calidad. De echo, el mismo Erwitt, sostiene “Las imágenes de Robert Frank pueden herir a alguien por ser descuidadas – el rango tonal no es correcto y cosas como esa – pero son muy superiores a las imágenes de Ansel Adams en lo que respecta a su calidad, por que la calidad sus imágenes, si se me permite decirlo, es esencialmente la calidad de una postal. Pero la calidad de Robert Frank es algo que tiene que ver con lo que hace, con lo que hay en su mente. Y no consiste en ajustar el balance entre el cielo , la arena y más allá. Es algo que tiene que ver con la intentecionlidad.”.

journey02

Yo no soy Erwitt, no soy Adams, por supuesto, no soy Franck.

Hay quien tiene “ojo” para este arte y sabría tomar imágenes maravillosas con una cámara de carrete, con una digital o con un móvil. Creo que una imagen si es buena, y nos transmite sentimientos, si nos hace reflexionar, pararnos a mirarla durante unos instantes, si nos emociona, la vamos a guardar en nuestra memoria, porque ya ha congelado una rodajita de tiempo que nosotros vamos a poder hacer presente una y otra vez, cada vez que la recordemos, cada vez que la veamos. Para mi, eso es una fotografía. Pienso que no es justo tildar de “engendro” a una imagen por el simple hecho de estar captada con un dispositivo móvil, que si obramos así, nos vamos a perder cosas interesantes, vamos a perder memoria.

Journey (I)

“Journey: a journey is traveling from one place to another.”

Me gusta la palabra, me suena bien, me gusta la definición. Llego a ella buscando otra, “traveling” como título para una serie de fotografías, la serie que iré publicando aquí con más o menos regularidad. Perdón si como hasta ahora, no soy demasiado “eficiente” a la hora de actualizar el blog. Nunca he sido “escritor” y me cuesta.

Bueno, como decía, me gusta Journey. Me gusta también porque es el nombre de una banda de rock (un clásico), me gusta el rock.

journey01

Esta es la foto que inicia la serie, la cual está inacabada.

Humilde ejercicio de vanidad

Hay quien dice que las cosas y los lugares tienen alma, y hay quien dice que no; por mi parte, no me atrevo a pronunciarme, pero quiero hablar de la Calle.
-Howard Phillips Lovecraft-

Clínicamente se emplea para atenuar la amnesia senil, pero la Calle da su propio uso a las cosas.
-William Gibson-

El artista, el escritor, tienen que estar en la calle y meter la Calle en los libros y en los cuadros. (¿Y en las fotos? sic).
-Antonio Berni-

La Calle es el mejor lugar de todos. Se aprende. En el hogar se aprende la educación, pero en la Calle se aprende a vivir… Y si no me lo digan a mí. Todo lo que aprendí, lo poco y extraño que aprendí, lo aprendí en la Calle.
-Aníbal Troilo-

¡La Calle! ¡Espectáculo siempre variado y nuevo, siempre concurrido, siempre abierto y franco!
-Emilia Pardo Bazán-


-Moisés Lucas-

Unamuno/Winogrand

“¡Que inventen ellos!” Célebre frase del no menos célebre Don Miguel de Unamuno. No soy ningún erudito, pero hasta donde he podido leer, es una frase que se ha utilizado generalmente fuera del contexto que su autor pretendía darle. Yo aquí desde luego no voy a explicar nada al respecto, porque no soy la persona más adecuada para ello, no es mi propósito. Sin embargo, es precisamente el uso interesado que se hace de esta famosa frase por lo que se me ha venido estos días a la cabeza, y por Winogrand, Garry Winogrand, uno de los grandes maestros de esto que se denomina Street Photography. Me explico.

Días atrás se han celebrado una serie de conferencias en la Fundación Mapfre sobre historia de la fotografía, a través de una serie grandes fotógrafos y ofrecidas por también personas muy interesantes.

Me alegra enormemente comentar que fueron todo un exitazo, y disfrutarlas en directo era casi quimérico por lo que tuvieron la feliz idea de ofrecerlas en streaming y se podían seguir en directo en la comodidad de los ordenadores en nuestras casas (lástima que según parece, no estén colgadas en ningún sitio y ya no podamos disfrutarlas “en diferido”). Como digo, me alegro infinito de su éxito así como de cualquier otro que tenga que ver con la cultura en general, y la fotografía en particular. Y bien, ese exíto es lo que me lleva de nuevo al principio, disfrutamos “en masa” de la “fotografía de calle”, se reconocen sus genios, está claro que nos interesa, pero … es ilegal hacer ese tipo de fotografía en España, la legislación es clara.

Es complicado en este marco que pudiese aparecer un “Winogrand” local. Con nuestra ley en la mano, no puedes hacer fotos a desconocidos en la calle sin su consentimiento y mucho menos publicarlas. Sin embargo como se demuestra, si son de fuera … abrimos incluso museos, sin pudor, hay dinero de los próceres de la cultura, en fin, … “Qué inventen ellos”

Quizá estos acontecimientos sirvan para darnos cuenta de estas paradojas, que permitamos que un día podamos disfrutar aquí de grandes fotógrafos de esta maravillosa “disciplina fotográfica” sin que corran el riesgo de “represalias”, de fotografiar en el alero cuando están en la calle haciendo algo bueno, que también sirvan para educarnos y que dentro de algún tiempo cambien las cosas y que si un extraño un día nos hace una foto en la calle (sitio público), siempre desde el máximo respeto, no pensemos que nos está robando, que nos está violando, o que nos está agrediendo. Que pensemos que a lo mejor esa foto sirva para ilustrar a alguien en el futuro, para que otros disfruten viéndola, quizá hoy, quizá mañana, quizás …

Madrid_dic13

Hungría

Brassai, Capa, Gyenes, Kertész, Nicolas Muller, grandes fotógrafos, algunos incluso grande entre los más grandes, todos de origen magiar, todos tuvieron que emigrar de su país, ignoro todos los casos, pero creo probable que en más de un caso fuese huyendo buscando mayor libertad (o que no les matasen por ser judíos). El caso es que si descansaban en paz pensando en una Hungría democrática tras la caída del muro, estos días estarán removiéndose en sus tumbas.

En Hungría han dictado una ley por la cual, no se puede fotografiar a nadie en la calle sin su consentimiento expreso, no ya publicar, fotografiar. ¿Y si eres turista, no podrás hacer fotos? Porque es imposible hoy en día ir a un sitio y fotografiar algún sitio “típico” o de interés sin que aparezca alguien. ¿Deberás pedir permiso a todo el mundo? ¿Y los húngaros de mañana, se quedarán sin saber cómo son los de hoy, cómo son de verdad, sus gustos, sus modas sus actitudes, en un lugar público como es la calle?

¿Porqué nos empeñamos en ponerle puertas al campo? ¿Porqué en lugar de explotar y apoyarse en sus grandes fotógrafos hacen lo contrario, cercenan el saber? Nos puede parecer que Hungría nos queda lejos, pero no es cierto, nos queramos dar cuenta o no, estamos en eso mismo, aquí ya lo tenemos así legislado.  ¿Qué será lo siguiente que nos prohíban, mirar por que es vulnerar la intimidad del que miro? Ah!! claro, se me olvidaba, que los arriba mencionados y otros que exponen sus fotos en museos y galerías son/eran artistas y los demás aprietabotones. Siempre ha habido clases, incluso en las democracias.

Madrid_mar14